Isabel II Reina de España, una mujer de Ley.

Decía Groucho Marx que “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”. Esta frase le viene que ni pintada a Isabel II, quien fuera Reina de España de 1833 a 1868, pero no por ella sino por los que dirigieron su vida tanto personal como regia.

Isabel de España, conocida como “La Reina Castiza” falleció tal día como hoy 9 de abril de 1904 a los 74 años de edad y durante su vida, e incluso antes de nacer, algunas leyes fueron modificadas para que pudiera llevar la trayectoria que su padre, Fernando VII hubiese preferido para el varón que nunca llegó a tener.

Isabel II

Isabel II reinó en España desde 1833 hasta 1868.

Fin a la “Ley Sálica”

Cuando el 9 de abril de 1830 la Reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias (cuarta esposa y a la vez sobrina de Fernando VII) daba a luz en Madrid a Isabel, ésta ya nació para reinar.
11 días antes del alumbramiento su padre y Rey, acuciado por las prisas en la llegada de un primogénito varón que no vendría, se cubría las espaldas y aprobaba la “Pragmática Sanción” que venía a rescatar una ley de 1789 que permitía reinar a las mujeres (siempre y cuando no tuviera hermano varón) y que no se había llevado nunca a promulgar, por lo que hasta entonces, de facto, se seguía la “Ley Sálica” que impedía al género femenino sentarse en el trono. Fernando VII aseguró por ley que, fuera del sexo que fuera el bebé que le vendría en breve, reinaría.

Origen del Carlismo

En una época post-napoleónica con una España en efervescencia con ideas aperturistas y tendentes a la libertad y mayor poder del pueblo en las decisiones del país, resurgió otro movimiento tendente al lado contrario, más tradicionalista y defensor de las ideas absolutistas hasta entonces imperantes y que veían en el hermano del Rey, Carlos María Isidro, un gran recambio y hasta entonces el legítimo heredero dado que Fernando VII no tenía hijo varón.

Origen del Carlismo.

Carlos María Isidro de Borbón. Hermano de Fernando VII.

Con la “Pragmática Sanción” que daba el trono a Isabel II, este sector absolutista se volcó en las pretensiones dinásticas de Carlos (hermano del Rey y tío de la nueva Reina) dando lugar al Carlismo que se levantó en armas en diversas guerras durante el s. XIX, y aún hoy todavía cuenta con seguidores y partidos políticos ya muy dispersos y residuales.

Reina con 3 años

Cuando con esa edad todavía una niña juega a ser princesa, el 29 de septiembre de 1833 Isabel se convirtió en Isabel II Reina de España (la I fue la Católica).
Su madre asumió la Regencia, luego Espartero no sin dificultades por la cantidad de bandos que pretendían influir en el poder.

Espartero

Espartero fue General, Virrey, Regente y Presidente del Congreso de España.

Y como la mejor forma de gobernar no es poniendo la cara con el riesgo de que te la partan, sino influyendo sobre el que la pone, Isabel II fue declarada mayor de edad a los 13 años cuando por ley habría que haber esperado a que tuviera los 16. De esa forma, y ya sin Regentes molestos, los distintos sectores de la política fueron copando las altas esferas de decisión, de forma que nunca un Partido que organizaba elecciones las perdía, y solo era reemplazado por otro por medio de un Alzamiento Militar ocupando las Cortes.
Narváez, O’Donnell o Espartero hicieron variar los signos de Gobierno entre moderados y progresistas hasta el Alzamiento de Prim y Topete que dio origen a “La Gloriosa” Revolución de 1868 que puso fin al Reinado de Isabel II.

El Matrimonio de Isabel

Como si fuera un casting pero sin capacidad de elegir, a Isabel le pusieron delante no menos de 5 pretendientes. Cada uno iba de la mano de una facción que no solo pretendía ganar la partida al resto, sino que luchaba por impedir que otro le adelantara por la derecha. Al final decisión Salomónica, la niña se casaría con alguien con poca capacidad y que molestara lo menos posible y el elegido fue Francisco de Asís, Duque de Cádiz y a la sazón primo carnal por doble vía de la Reina (sus padres y sus madres eran hermanos).
La boda fue doble, pues el 10 de octubre de 1846 se casaba Isabel con 16 años y también su hermana Luisa Fernanda, 2 años menor.

La rumorología y la sátira pronto hicieron aparición sobre los gustos sexuales del consorte y el libertinaje de la reina, ayudados por comentarios de Isabel del tipo “¿Qué puedo esperar de un hombre que en la noche de bodas lleva más encajes que yo?“. Cierto o no el matrimonio pronto llevaría a la infelicidad pública de ambos, cosa que no impidió que llegaran a tener 11 hijos, muchos fallecidos en edades muy tempranas.

Francisco de Asís de Borbón

El rey consorte Francisco de Asís de Borbón.

Pero Isabel dejaría de hacer vida en común con su marido en cuanto tuvo la libertad ganada por su derrocamiento como Reina en 1868: fue poner pie en Francia y separarse. Desde tierras galas, Isabel vio como por España pasaba la Primera (y breve) República, el Reinado y muerte de su hijo Alfonso XII y el de su nieto Alfonso XIII. Tal día como hoy, en París y en 1904 Isabel II fallecía. Sus restos fueron enterrados en el Monasterio de El Escorial, curiosamente frente a los de su marido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s